Archivo por meses: Julio 2014

Vocativos entre comas

Cuando aparece un vocativo después de palabras como gracias, felicidades, hola, adiós o bienvenido, se escribe siempre entre comas: «Gracias, maestro», en vez de «Gracias maestro».

En los medios de comunicación es habitual encontrar frases en las que el vocativo no está entre comas: «Muchas gracias Putin por el asesinato de mi única hija», «Felicidades campeones» o «Adiós libro de papel; sé bienvenido libro electrónico», donde Putin, campeones, libro de papel y libro electrónico son vocativos.

En este sentido, la Ortografía de la lengua española señala que vocativo es «la palabra o grupo de palabras que se refieren al interlocutor y se emplean para llamarlo o dirigirse a él de forma explícita». Además, respecto a la puntuación, señala que «se escriben siempre entre comas, incluso cuando los enunciados son muy breves, como en estructuras del tipo No, señor; Sí, mujer».

Así pues, en los ejemplos anteriores lo apropiado habría sido escribir «Muchas gracias, Putin, por el asesinato de mi única hija», «Felicidades, campeones» y «Adiós, libro de papel; sé bienvenido, libro electrónico».

Esto mismo afecta, por cierto, a los encabezamientos de cartas o mensajes electrónicos, en los que lo apropiado es escribir «Hola, Ana:», «Buenos días, compañeros:», en lugar de «Hola Ana:» o «Buenos días compañeros:», pues Ana y compañeros son en estos casos vocativos.

Distintas serían frases como «Quiero dar las gracias a Putin por el asesinato de mi única hija», «Felicidades a los campeones» y «Adiós al libro de papel, hola al libro electrónico», en las que el hablante no se dirige directamente a Putin, los campeones ni al libro, sino que los menciona en tercera persona. En ellas, estas mismas palabras dejan de ser vocativos y, por tanto, no se escriben entre comas.

Fuente: Fundeu

Metáfora del habla: poesía de la calle

“Todos somos artistas y todos somos poetas”, eso me dijo mi amigo Joel cuando, afligidita como la damita de una novela radial, le confesé un día algunas de mis frustraciones. Bastó entonces la mirada y el gesto de consuelo para creerme su mentirilla piadosa, sobre todo porque por su carácter sarcástico y al parecer poco empático yo solía decirle  Doctor House, así que su intento de consolarme me valió el doble. Años después, enrolada ya en las locuras de la Literatura y la Lengua, los descubrimientos cotidianos me traían de nuevo a Doctor House –el mío- cuando ya él, en ausencia definitiva, no podía recordarme sus máximas. Las metáforas del habla popular que escuchaba y degustaba cada día en cualquier calle cubana me repitieron su principio, el recurso por el cual todos y cada uno de los mortales, somos, sepámoslo o no, poetas.
“La prueba era un clavo caliente”, “El ladrillo iba que chiflaba”, “Alemania va a partir el mundial”, “Tengo un hambre que rujo”, “Eres un batido de cactus”… En busca de diferenciarnos unos de otros, de asumirnos como parte de un grupo o una generación en específico, de sentir que no sucumbimos al olvido de lo masivo, donde perdemos el perfil personal, nos aferramos a la metáfora, reina del tropo poético; en busca de lanzarnos ilusoriamente a lo único dentro de lo mucho, tal y como los grandes artistas en su eterna búsqueda fáustica de inmortalidad, pero acaso con más inocencia y como por casualidad, estamos todos programados para nombrar cosas de modos ingeniosos al compararlas en nuestra mente con otros objetos de la realidad. La metáfora establece una semejanza por un rasgo específico entre dos objetos, así, le llamamos a uno con el nombre de otro que en algo nos resulta parecido, y mientras más compleja y precisa sea la comparación, más únicos nos sentimos como hablantes, más nos parece que escapamos del anonimato que imponen el colectivo y el paradigma de la Lengua. Así, alguien que nos resulta atractivo podrá ser desde “un bombón”, “un cake” o como oyera piropear hace unos días, “una empanadita de guayaba”, hasta “una piedra preciosa”, “una pistola de suspiros”, o “un mango llovido”. Si la prueba en la escuela fue difícil, uno podría ser, como desentrañara hace poco la lingüista Judit Águila, “un aprobado por la calva” o “un caído del balcón”, o podría también “doctorarse en décimo”, y el examen pasaría al recuerdo, como “el cañón final”, o “el pelotón de fusilamiento”.
Las metáforas no solo nos alejarán de lo repetido y desgastado, sino que además acercarán la lengua a nuestra subjetividad, a los matices que nuestros sentimientos o nuestra situación les imprimen a las palabras, parecerán satisfacernos más que las palabras comunes en la expresión de nuestro pensamiento, de modo que los de gusto culinario seguramente verán en la piropeada el deseado bombón, mientras mi amigo el amante de la física, seguirá descubriendo en su vecina la peluquera un “golpe de onda” o un “haz de rayos lumínicos iridiscentes”. (Sí, por si hay dudas, la vecina tenía extensiones de varios colores en el pelo).
Como si fuera poco, si la analogía nos queda realmente ingeniosa o resulta que coincide con el gusto popular o el de algún grupo específico, tendremos lo que en los hit parades musicales se llama “estar pegado” –otra expresión motivada por una metáfora- o sea, nuestro lexema metafórico podría convertirse en regla en nuestra comunidad de hablantes y pasar, aunque sea por un tiempo -estrella fugaz, cometa, cigarra, ilusión, suspiro…- a la Lengua, o al menos al habla general. Así sucedió con muchas metáforas lanzadas por cantantes en temas populares, o salidos de películas, por ejemplo, si uno de mis mejores amigos es “un yoda”, seguramente no será porque antes de la guerra de las galaxias existiera esa palabra, y si a la suegra de alguien le ofende que le digan “gallina vieja”, seguramente nos vendrá a la mente la canción de los Van van, que supo hacerse de una metáfora realmente muy lograda. Así, como comentaba un profe en sus clases, el maletín ya no es solo el equipaje del viaje para los cubanos desde que NG la banda lo convirtió en metáfora para el problema personal. De igual modo un Benjamín, es el niño chiquito, por analogía con el personaje bíblico, y una muela, sería este comentario si no se detiene pronto.
Las metáforas, pues, y la lengua en general, nos dan siempre la posibilidad que tal vez la vida y la vagancia nos robó, somos poetas, artistas. Sin el enredo de los paparazzis, sin salir en fotos con postura de pensadores de Rodin, y sin perder la modestia, producimos todos los días unas cuantas buenas metáforas que no quedan recogidas en ningún libro más allá del interesante y fugaz mundo de la oralidad. Así que piense en sus metáforas, base sus comparaciones en verdaderas semejanzas semánticas, pero imprímales de paso su personalidad, su sentimiento específico. Si a eso le añade saber adaptar siempre su registro a la situación en que se halla, entonces ya puede dejar de lamentarse por no haber sido creador: Usted es, todos los días, y de modo más humilde y puro, un Shakespeare, un as, un monstruo, un orfebre de la palabra, un tigre, un Homero, un aedo…

D iferencia entre con que, con qué y conque,

Con que equivale a con el cual, con la cual; con qué se usa para preguntar, y conque tiene valor consecutivo, tal como indica el Diccionario panhispánico de dudas, equivalente a así que.

La locución con que está constituida por la preposición con y el relativo que: «Esa es el arma con que dispararon al taxista». En estos casos también se puede intercalar el artículo entre la preposición con y el relativo que: «Esa es el arma con la que dispararon al taxista». Cuando se construye con la preposición con y la conjunción que, no se intercala ningún artículo, como en «Para llevar a cabo el proyecto basta con que el director lo apruebe».

La forma con qué está constituida por la preposición con y el interrogativo o exclamativo qué (este qué siempre es tónico y lleva tilde).  Puede aparecer tanto en oraciones interrogativas o exclamativas directas como en oraciones interrogativas o exclamativas indirectas. Directas: «¿Con qué se escribió este texto?», «¿Con qué votos cuenta el partido?» o «¡Con qué paciencia trataba al público!». Indirectas: «No sé con qué se escribió este texto» o «Me pregunto con qué votos cuenta el partido».

Obsérvese que en las oraciones interrogativas o exclamativas indirectas no aparecen los signos de interrogación o exclamación, frente a lo que ocurre con las oraciones interrogativas o exclamativas directas.

Conque es una conjunción ilativa y es palabra átona. Equivale a así que, por tanto, por consiguiente: «Ya se resolvió la situación del equipo; conque ahora todos estaremos más tranquilos».

En términos generales, la locución con que puede reemplazarse por con el cual, con la cual y sus plurales; con qué se utiliza en las preguntas y exclamaciones y conque expresa consecuencia, y puede reemplazarse por así que.